Quien Soy

carlineEn los últimos primaveras me he caracterizado por asimilar dar buenos consejos.

Mis amigas me buscan para hacerme consultas acerca de su vida personal, y saben que con total discreción y con una gran dosis de objetividad les puedo exhortar qué hacer o no hacer. A veces me buscan por ser muy sincero y no frisar por las nubes, y por sostener las cosas crudamente y sin narcótica.

Y quizás muchos de ustedes que me leen, además son buenos dando consejos, y sus amigos incluso los buscan para pedirles consejos.

El problema viene, cuando queremos consejos para nosotros mismos.

Me cuesta mucho, no tanto darme los consejos, sino cumplirlos o hacerme caso.

De hecho, me acuerdo que hace unos primaveras antes, cuando casi nada estaba empezando con esto de bloguear, que me estaba sintiendo triste y melancólico. Le comenté a una amiga, y ella me respondió que por qué no estaba cumpliendo lo que había escrito precisamente ayer en mi página.

Es claro decirle a los demás lo que deben hacer y cómo lo deben hacer. Es difícil, por otro costado, darme consejos yo mismo…